Perfil de Víctor Maytland

MEDIO: Pornoticiero (España)
FECHA: Abril 2012
Nota

El origen del mito

Si hablamos de porno en Argentina, probablemente, el primer nombre que surgirá será el del realizador Victor Maytland. Responsable del nacimiento del cine comercial en estas tierras, Maytland –por ver luz entre la bruma, por prolífico, historia y conciencia- es una de las figuras más preciadas del porno criollo. Para empezar con estas columnas sobre el porno argentino, nada mejor que partir con un auteur, el pionero en esto de contar el género tal y como lo conocemos por aquí. Por Hernán Panessi

“Mi nombre verdadero es Roberto Sena y Víctor Maytland es un personaje” , dijo el pionero del porno comercial en Argentina. Responsable de la primer trilogía porno criolla, aquella que comprende Las Tortugas Pinjas (1989), Los Pinjapiedras (1991) y Los Pornosinson (1992), Víctor Maytland es una de las figuras ineludibles del género, tanto en la República Argentina como –a estas alturas, tras tantos años de laboro- en todo el mundo. En televisión, trabajó en programas como Feliz Domingo y Calabromas, ambos emitidos por Canal 9. Su nombre artístico proviene del villano de Un detective suelto en Hollywood (Beverly Hills Cop, 1984) o bien de uno de los best-sellers del novelista estadounidense Lawrence Sanders, autor de la serie El Pecado Mortal. En sus comienzos, más de uno le sugirió que “no lo haga porque podría caer preso” ya que el porno era “ilegal”. Sin embargo, tiempo después, llegó a filmar unas 60 películas en un año y su filmografía alcanza, hoy, a más de 200 títulos; aunque con guión y vueltas de tuerca, unas 80. Un día, inspirado en cómo Francis Ford Coppola había hecho dos películas simultáneamente: La Ley de la Calle (Rumble Fish, 1983) y Los Marginados (The Outsiders, 1983), y a partir de una apuesta, filmó Carpas Calientes (2004) y Haciendo Dedo (2004), sin argumentos elaborados pero dos películas al fin. “Quedé de hospital” , dijo a propósito de tal experiencia. Entre sus planes iniciáticos estaba el de filmar El Chavo del Orto y Los Porno Adams y continuar, así, con aquello que lo hizo mundialmente conocido: el porn parody. Se le adjudica erróneamente la dirección de El Pitilín Colorado (1991) y la de alguna de las películas de Los Superagentes Tiburón, Delfín y Mojarrita. Sobre sus comienzos, Maytland apuntó: “Recuerdo que había gente que me decía que podía ir en cana, que estaba prohibido. Entonces lo primero que hice fue hablar con un comisario de moralidad, que también era abogado, que me explicó que no pasaba nada, que si no estaba prohibida la venta no tenía porqué estar prohibida la producción. Mientras no hiciera escándalos en la vía pública, no trabajara con menores, no hubiera drogas ni situaciones violentas, no pasaba nada. Por eso a mí la cana jamás me persiguió ni me pidió plata y de hecho fueron más veces las que me ayudaron. Esto no es prostitución. Uno acá está haciendo cine pero mostrando un poco más. Sí tuve que cambiarme el nombre para protegerme. Y después, con el tiempo, el personaje deboró al hombre”. Víctor Maytland, a la sazón, es uno de los realizadores argentinos que ponderan el guión y las historias: “En el porno existe el prejuicio de que el guión no tiene importancia. Pero no es así. Las películas que se pueden exportar, las que se venden al exterior, son las que tienen guión. Si no tienen guión, se las considera una película amateur y se las paga muy poco o no se venden. En cambio, si muestran una épica, tal como hace el porno italiano, eso tiene un valor. Yo voy tras algo así. Y la épica de nuestro país es el tango y el peronismo, por eso creo que Tango... despierta tanto interés en nuestros posibles compradores, hasta en lugares insólitos, como Polonia o Japón. Creo que esta película va a iniciar algo, tal vez algo parecido a una industrial del porno local”. “Trato de poner lo que supongo que el público quiere ver” y “hago películas para el flaco que se junta con amigos a tomar cerveza, que se quieren cagar de la risa y de paso ver algo de sexo. Ven una mía y después una yankie con minas espectaculares. La mía es para romper el hilo” , así autodefine su trabajo Maytland en pos de bajar cualquier tipo de nivel de pretenciosidad en cuanto a su obra. “Decían que yo soy el Sofovich o el Tinelli del porno, y eso no me hace mella” , dijo refiriéndose a una constante en su carrera: el picaresco y su orgullo por practicarlo libremente. Sobre su estilo como virtud, Maytland señaló que: “Si hay en una habitación dos matrimonios juntos, van a ver una de las mías, no una tan directa. Yo hago películas para esa gente, para ese momento. Incluso para el flaco que se junta con sus amigos a tomar cerveza, que se quieren cagar de risa y de paso ver algo de sexo. Ven una mía y después una yanki con minas espectaculares. La mía es para romper el hielo” . Sin embargo, sentencia que “tampoco a todo el mundo le resultan geniales mis películas” . Apareció haciendo de un director de cine porno llamado “Charly” en el filme El Boquete (2006), dirigido por Mariano Mucci, y protagonizado por Valentina Bassi –con quien comparte escena-, Luis Ziembrowski, Mirta Wons, Sandra Smith, entre otros. Y en su momento, también, fue tentado para ser el gerente de programación del extinto Canal Afrodita, sin llegar a buen puerto. Su primer reportaje como autor se lo otorgó al diario Crónica y el segundo, por caso, se lo dio a la revista Punto, que venía con el diario Ámbito Financiero, pero sólo para el interior, al coleccionista y co-conductor del mítico programa Filmoteca (junto con el también coleccionista Fernando Martín Peña), Fabio Manes. Allí, Maytland fue entrevistado con su verdadero nombre, Roberto Sena, como dueño del sello distribuidor Arrakis y como su alter ego, Víctor Maytland, como director de películas pornográficas. Actualmente, Víctor Maytland se encuentra filmando 30 Días de Sodoma, en lo que promete ser la película más epopéyica de toda su filmografía.

CONTINUARÁ...

Mención en proyecciones de Michifus durante el "Pantalla Abierta" de UNCIPAR 2012

MEDIO: Blog de Michifus
FECHA: Abril 2012
Mención

"Quisiera agradecerle particularmente a las siguientes personas: Nicolás Vetromile y Miguelius, los programadores de Pantalla Abierta, dos genios; Silvia Romero y Fabián Sancho, amigos entrañables; José Luis De Lorenzo, Rodolfo Weisskirch y Tomás Luzzani, mis colegas de A Sala Llena, por el apoyo desde Capital; Gabriel Patrono, también presente esta vez y responsable de pasar el corto en La Nave de los Sueños, allá por 2004; Hernán Panessi y Federico Ambrosis, por la excelente onda; Guillermo “Willy” Lemos, un copado y un alma genuina; Demián Aiello, por la paciencia y a onda; y a todos los que estuvieron ahí, para disfrutarlo nuevamente o para verlo por primera vez. ¡MI-CHI-FUS! ¡MI-CHI-FUS!"

Entrevista en el programa Aire & Acción, FM Mundo Sur 106.5

MEDIO: Aire & Acción, FM Mundo Sur 106.5
FECHA: Abril 2012
Entrevista

Nota: Animación para adultos

MEDIO: Revista La Cosa - Cine Fantástico
FECHA: Abril 2012
01
02

Desaparecida la sentencia arcaica que versaba sobre “los dibujitos son cosas de niños”, llegan a nuestros televisores, mediante el canal FX, dos nuevas series animadas exclusivas para la cosmogonía adulta: Allen Gregory y Napoleón Dynamite. Entonces, a propósito de su estreno, le pedimos a nuestro Hernán Panessi que nos introduzca en, sí, el mágico mundo de los “dibujitos para adultos”.

De un buen tiempo hasta acá, el mundo de la animación pasó a ser parte absoluta de la cotidianeidad del imaginario adulto. Influidos por ciertos modismos orientales, donde el manga & anime siempre tuvieron exponentes multiedades, y donde los cómics norteamericanos constantemente insinuaron su anclaje para los +18, ya resulta una situación común el hecho que sugiere al espectador occidental con un prisma adaptado a todas las circunstancias, maneras y formas de consumir cultura audiovisual. Por eso, no es de extrañar que la animación arroje, también, una de las vías de entretenimiento más efectivas de todas las existentes. La conformación de segmentos o productos originales dedicados a la platea adulta significa, además, la integración total a esas plateas multiedades: está claro que los dibujitos no son sólo cosas de niños.
Del éxito ineludible de Los Simpsons, desde 1989 en pantalla, hasta los próximos advenimientos de Allen Gregory, creación del gordito Jonah Hill & cia, y la adaptación catódica de Napoleón Dynamite, las series para adultos fueron –conforme la factura de tabúes generacionales fueron cambiando- copando las grillas de programación.
Hablar de Los Simpsons, por caso, es señalar un legado tan infinito como plural, el ejemplo más evidente de producto polifuncional, aquel que trabaja de manera eficiente en varias capas de la sociedad, donde su humor no excluye sectores etarios, demografías ni humanidades, sino que incorpora cuestiones universales para fruición de la audiencia. Ahí, pese a soportar menuda tarea, South Park fue aún más lejos en escatología, iconoclatismo e incorrección política, ya que a partir de la materia gris más sátira de los Estados Unidos, en carne de la dupla Trey Parker y Matt Stone, personificó el “ir más allá” hablando de todo eso que nadie más hablo nunca jamás.
Sorprendiendo desde aquel motor generador de ideologías que fue el canal MTV durante los años 90s, espacio y tiempo donde también supo brillar Ren & Stimpy, los Beavis and Butt-Head otorgaron su cuota de post-adolescencia siendo determinantes en la idiosincrasia juvenil de aquel entonces. La cultura basura –la televisión, los shoppings, la comida rápida, el sexo ocasional- fueron el sustento de esta serie creada por Mike Judge, quien por lo demás craneó otra de esas series animadas costumbristas de la vida americana, aunque sin el éxito extraordinario de las Clase A del momento: en efecto, Los Reyes de la Colina.
Así, ni bien se gestó un espectador con intereses particulares –sí, el adulto en plan de mirar dibujos animados acordes a su target, donde los extremos van sin tocarse desde Spawn hasta La Casa de los Dibujos-, el segmento Adult Swim de Cartoon Network –donde emitieron desde Harvey Birdman, abogado, hasta El Fantasma de Costa a Costa, pasando por Mission Hill y Pollo Robot- fue una de las aristas fundamentales a la hora de redondear la idea de una programación exclusiva ejecutada sin censura. De esta manera, aumentados de forma incuestionable por el goce de Futurama, también creación de Matt Groening, el héroe de Los Simpsons, otra vez: series sujetas en la capacidad de funcionar sobre varios niveles de humor, o con programas de la talla de Padre de Familia y American Dad, ambas del enorme Seth MacFarlane, los adultos tienen –ahora sí - con qué divertirse.

Locomotion
El paso de Locomotion por los televisores argentinos ha dejado un legado de consumo importantísimo, donde entendimos que, para hurgar en lo bueno, hay que mirar por los costados, mucho más que por el centro. Acá, The Critic, The Head, Bob y Margaret, The Maxx, Dr. Katz: Profesional Therapist, Duck Man y Aeon Flux fueron las que vimos y supimos conseguir. Ahora, dada su ausencia desde el 2005, bien vale buscarlas en DVD (Amazon.com tiene unas cuantas) o (¡shhh!) Internet.

¡A lo tuyo!
Nuestro país ha tenido una buena cantidad de exponentes en materia de series para adultos, en especial hablando de productos hechos originalmente para la web. Los ejemplos más curtidos por los crecidos cybernavegantes son: Mercano el Marciano y Chimiboga (ambas lisérgicas creaciones de Ayar B.), Alejo y Valentina (que el 20 de Marzo volvió con episodio nuevo después de 7 años), El Mono Mario (sexo, drogas, argentinidad & rock ‘n’ roll) y Juan El Turro (respuesta divergente a El Mono...).

Vote for Allen
Pese a que en Enero del 2012 nos enteramos por los medios especializados que la serie Allen Gregory, acerca de un niño superdotado en una escuela primaria, fue cancelada, sus 7 episodios llegarán a nuestros televisores de la mano de FX. Por su parte, no arribarán solos sino que dirán presente junto con una versión animada de Napoleón Dynamite, del film de culto homónimo, que contará con las voces del cast original (entre ellos, el bueno de Jon Heder). Desde luego: los adultos sólo quieren divertirse.

Trailer de Goretech: Bienvenidos al planeta hijo de puta

MEDIO: YouTube.com
FECHA: Abril 2012
Goretech, de Germán Magariños

Entrevista a Ricardo Preve

MEDIO: Revista Haciendo Cine
FECHA: Abril 2012
Entrevista 01
Entrevista 02

Hacia rutas salvajes

Esta es la historia de un director argentino que ha viajado por todo el mundo. Su herramienta de trabajo ha sido una cámara y su pasaporte, sus obras. Ha filmado, sin solución de continuidad, para Nat Geo, la UNESCO y Médicos Sin Fronteras. Y desde París, a punto de viajar a Chad, al corazón de África, hablamos con Ricardo Preve y su particular carrera dentro del mundo de los documentales y las ficciones.

Por Hernán Panessi

Como sabemos, el universo audiovisual es inacabable, infinito, plural. Y el campo de los documentales, por caso, es un basto terreno por donde desarrollarse, sembrar y recoger frutos. “Mi pasado como ingeniero agrónomo y forestal me ayudó a tener un rigor científico, y eso es útil al trabajar en documentales”, ha dicho el cineasta Ricardo Preve, un argentino trotamundos, recibido en los Estados Unidos (“vengo de una familia internacional, todos siempre viajamos mucho”), que ha realizado trabajos, en el vórtice de la curiosidad, bajo el cosmos de la Historia y la arqueología, para prestigiosas cadenas e instituciones como la National Geographic, UNESCO, Médicos Sin Fronteras y, ahora, a partir de un nuevo proyecto, para la Al Jazeera English.
“Comencé como ‘fixer’, algo así como productor local, o guía, en un proyecto sobre el viaje de Darwin alrededor del mundo, llamado Los Cuadernos de Darwin”, mencionó Preve a propósito de sus inicios en la señal -siempre referencia- Nat Geo. “Luego también hice de ‘fixer’ en Los Gemelos de Mengele, acerca de la estadía del médico nazi en Argentina. De ahí pasé a co-producir Niños Momia / Sacrificados en Salta, donde ganamos una nominación a los Emmy, creo, en gran parte, por el trabajo de Graciela Fraguglia en la dirección de arte. Después produje y dirigí Machu Pichu Decodificado, en ocasión al centenario del descubrimiento de la ciudad Inca. Y, finalmente, hice de ‘fixer’ en 4 episodios filmados en Brasil de una serie de National Geographic Kids”, agregó a cuestas de su experiencia laboral en, lo mencionado, uno de los canales dedicados al documental más relevantes del planeta.
Su currículum vitae comprende, también, un importante rol como co-productor en el prestigioso documental norteamericano llamado Mondovino, de Jontathan Nossiter, al cual, señaló, entró por casualidad: “Yo estaba en el directorio del Festival de Cine de Virginia (N. de redacción: Fue miembro del directorio por más de una década. En el 2003 organizó una muestra de Cine Argentino en Virginia, junto a la Universidad de Virginia y la Fundación Virginia por las Humanidades. Ya no forma parte pero sigue ligado al festival.) y lo invitamos a Jonathan a una retrospectiva de sus trabajos. Nos hicimos amigos y me mencionó que quería hacer un documental ‘acerca de la comida y el vino’, lo cual me pareció una locura sin posibilidades de éxito pero uno siempre apoya a los amigos”. Así, entonces, casi por obra del azar, fue participe de esta obra estrenada, ni más ni menos, que en el Festival de Cannes 2004. “Por suerte me involucré con el proyecto y el éxito que alcanzó me abrió muchas puertas”, dijo.
Además de Mondovino, Preve también tuvo experiencia como productor asociado en el ámbito local, acompañando al director Fernando Spiner en su película Adiós Querida Luna. “Fue la ‘perdida de mi virginidad’ en el cine”, apuntó entonando unas risas. “Fue mi primer proyecto, y, como todos los primeros amores, me marcó profundamente. Me pareció alucinante poder jugar con la fantasía. Fue una especie de introducción psicodélica al mundo del cine, de la que ya no me pude escapar más”.
Como director cinematográfico, además, Ricardo Preve dirigió dos películas sin recibir ningún tipo de apoyo de instituciones criollas. Por ejemplo, La Noche Antes, del año 2006, su primer laboro de ficción, lo hizo de forma totalmente autofinanciado e independiente. Después, en La Notte Prima, del 2007, ahora sí, obtuvo apoyo del Gobierno de Italia y, de ahí en más, sólo pasaría a trabajar en producciones extranjeras, tanto en Argentina como el exterior.
Es inevitable para Preve volver a su gran amor: la curiosidad por el conocimiento, el ánimo por la investigación, motor –aquel- que llevó a hacerlo explorar nuevos países y culturas. “Mi trabajo me transporta por el mundo, porque no se puede encontrar las historias sentado en casa en Buenos Aires”, sentencia que se convierte, así, en un estilo de vida. “A las historias hay que salir a buscarlas, y eso requiere tiempo y perseverancia. Últimamente estoy trabajando mucho en Asia y África”, completó Preve en son de darle aseveración a los sentimientos que experimenta por su profesión y sumándole, con ello, una lógica de compromiso social. Sobre esto, explicó: “Sigo involucrado en la lucha contra el Mal de Chagas, después de haber hecho el documental Chagas / Un Mal Escondido, y sigo trabajando con Médicos Sin Fronteras para que se hable de esta enfermedad”, remarcándolo como para que no queden dudas acerca de sus verdaderas intenciones detrás de este tipo de proyectos. A la sazón, se llama a sí mismo: “activista contra el Mal de Chagas”.
Por este entonces, el realizador se ha corrido levemente del documental y ha vuelto al terreno de la ficción, dirigiendo una serie para la televisión uruguaya llamada Garzón. Además, también para las pantallas rioplatenses, está haciendo un episodio de Witness y, sí, prepara un programa de Al Jazeera English, en Argentina. Asimismo, tiene un largo de ficción en preparación en Uruguay y, claro, un posible nuevo documental para National Geographic a rodarse en Camboya. Porque, eso sí, esté donde esté, Preve y los suyos hablarán siempre un solo idioma: sea documental o ficción, el del cine.

¿Quién es esa chica? Lily Collins

MEDIO: Revista Haciendo Cine
FECHA: Abril 2012
Lily Collins

¿Quién es esa chica? | Lily Collins

Se estrena Espejito, Espejito, película que extiende el legado de cuentos clásicos en adaptaciones al live action. Y en ese devenir se inscribe esta jovencísima actriz que, a merced de su belleza, ya está empezando a sacarnos unos cuantos suspiros. Más, por supuesto, cuando, de ahora en adelante, será conocida como la nueva Blancanieves.
Por Hernán Panessi

Es sabido que Blancanieves es el personaje central de un cuento de hadas de los hermanos Jacob y Wilhelm Grimm. Y Kristen Stewart, por caso, aquella blanca crepuscular de los vampiros posmodernos, la interpretará, justamente, en Blancanieves y el Cazador. Sin embargo, la novedad, aquí, no versa sobre la ya conocida (¿y acabada?) noviecita de Robert Pattinson, aquel vampiro vegano, ¿se acuerdan?, sino sobre la de Taylor Laurent, su archi enemigo, el hombre lobo que –vueltas del destino- también se apretaba a la Stewart en la Saga Crepúsculo.
Esa mujer, la de la discordia, para ponerle curry a la polémica, porque estas son cosas divinas que nos regala el azar, asimismo, se pondrá en la piel de Blancanieves en Espejito, Espejito. Está claro que ya se habla de una potencial rivalidad en puerta: “Es gracioso, es decir, son tan diferentes, no podían ser más diferentes. Kristen y yo hemos reído sobre el hecho de que aparentemente somos ‘rivales’. Y nos parece divertido. Estoy emocionada por ella y esa versión es tan diferente a la nuestra”, dijo la joven y pujante actriz modelo 1989 en una entrevista que dio por ahí.
Esta fastuosa beldad fue elegida en el año 2009 por la revista Maxim como una de las “hijas más bellas de las estrellas de rock”. Okay, perfecto. Además, en materia de distinciones un tanto efímeras, fue nombrada como una de las “estrellas revelación del 2011” por NextMovie.com, sitio del conglomerado mediático perteneciente a la cadena MTV. Por su parte, fue anfitriona, durante el 2008, del programa de Nickelodeon Kids Pick the President y ganadora, en el mismo año, del premio Jóvenes Hollywood como “Corresponsal Novata de la Alfombra Roja”. Y, sí, señores, en son de demostrar que no sólo es una cara bonita, ni una acreedora de palmarés perecederos: estudia periodismo televisivo en la Universidad del Sur de California.
La bella lolita, delgadísima, de cejas bien marcadas y porte fashionista –de hecho, fue elegida por la marca Chanel para usar uno de sus vestidos en el baile de caridad Bal Des Débutants- tuvo sus primeros pasos en el mundo del show business participando en dos episodios de la siempre trendy 90210, personificando a Phoebe Abrams. Después, vendría su papel en Un Sueño Posible, como la hija de Sandra Bullock. Sin embargo, su primera interpretación verdaderamente importante la tendría de la mano del director Scott Stewart, en El Vengador. De esta manera, más tarde, asomaría lo que fue su debut protagónico, y en donde conocería a su actual amor, el lobito Lautner, en ese bodriazo llamado Identidad Secreta.
Lo dicho, ahora ella será Blancanieves en la nueva de Julia Roberts (¿o será la nueva de “ella” con Julia Roberts?). Ahí, la mismísima mujer bonita será la mala de la película, la Reina Malvada, en Espejito, Espejito, filme de Tarsem Singh, donde intentará por todos los medios destruir al reino del todo-está-bien. Así, Blancanieves y Los Siete Enanitos estarán dispuestos a presentarle batalla en plan que eso no suceda jamás de los jamases y se llegue, obvio, al tan ansiado colorín colorado. Mientras tanto, es interesante ir sabiendo que la bombona de “ella”, la nueva y buena Blancanieves –¡no, Kristen Stewart no, que “esa” ya fue!-, es la hija del cantante y compositor Phil Collins y se llama Lily. Mundo: ella es Lily Collins, Blancanieves.

Un zombie en TN

MEDIO: Revista Haciendo Cine
FECHA: Abril 2012
Un zombie en TN

Un zombie en TN

Nerd orgulloso, promotor incansable del cine de género, colaborador de HC y una de las cabezas de la distribuidora VideoFlims, el cada vez más desquiciado Hernán Panessi irrumpió el mes pasado en el noticiero de la señal TN para promocionar el estreno del tercer y último episodio de Plaga Zombie. Lo que se dice ponerle el cuerpo a una película.

Cobertura del UNCIPAR 2012: "El legítimo origen del mito"

MEDIO: Revista Haciendo Cine
FECHA: Abril 2012
Nota

El legítimo origen del mito

Desde hace 40 años y con 34 ediciones a cuestas, el UNCIPAR, verdadero espacio de cine independiente nacional y popular, resiste como uno de los bastiones más epopéyicos en la agenda de los festivales criollos.
Por Hernán Panessi

Pioneros en esto concerniente a la entelequia (hoy) tan incierta y (antes) tan concreta que es el “cine independiente”, la edición 34º del UNCIPAR, sigla que refiere a Unión de Cineaistas de Paso Reducido, tuvo como máximo protagonista al cortometraje de Natural Arpajou, Lo que haría, obteniendo el galardón al “Mejor Corto” –repitiendo el desempeño que tuvo en el 26º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata y en La Noche del Cortometraje 2011- y siendo, además, seleccionado para participar en el Festival UNICA que, este año, se llevará a cabo en Bulgaria.
Desarrolladas desde el 5 al 7 de Abril en la ciudad de Villa Gessell, las jornadas del UNCIPAR se efectuaron a tope de público en las instalaciones de la Dirección de Cultura de Villa Gessell. Con proyecciones gratuitas, actividades paralelas e invitados célebres –por sus butacas desfilaron los cineastas Fernando Spiner, José Celestino Campusano, entre otros-, la edición 2012 de estas Jornadas Argentinas e Internacionales de Cine y Video Independiente significaron y dignificaron, una vez más, la importante labor federal que otorga la existencia de festivales a lo largo y ancho del país, democratizando e incluyendo obras que, en efecto, lo merecen.
“UNCIPAR nació como un club de cine en el año 1972, ahora va a cumplir 40 años”, dijo Teijeiro, superochista de 86 años y miembro fundador del UNCIPAR, en exclusiva para Haciendo Cine. “Lo formidable de UNCIPAR es que se hizo una especie de empresa, no con fines de lucro, sino con personería jurídica, una cosa hecha en serio... y todavía perdura. Eso no es común en nada, es una sorpresa.”, agregó este héroe del cine autogestionado argentino. “Somos independientes”, remató con humildad e hidalguía.
El jurado nacional compuesto por el director de La Nave de los Sueños Gabriel Patrono, el historietista Sergio Langer y los realizadores Diego Francés, Simón Franco y Santiago Loza, consagró –también- a aquel cortometraje animado que formó parte de la pre-selección de los Óscars y que ya es todo un clásico moderno, Luminaris, de Juan Pablo Zaramella, y a Implantación, de Fermín Acosta, como premio ex aequo. Por su parte, el jurado entregó dos menciones especiales: una, para Gestación, de Alejandro Rath; y otra, para La Puerta, de Cristina Nigro.
Con respecto a las menciones del SICA (Sindicato de la Industria Cinematográfica Argentina), el premio “Tato Miller” fue para el corto La Mirada Perdida, de Damián Dionisio, por ser “aquel trabajo que reunió condiciones técnicas de profesionalidad y reivindicó los valores sociales y humanos”. Conjuntamente, APECA (Asociación de Prensa de la Costa) distinguió a la comedia Gestación, de Alejandro Roth, uno de los puntos más altos del festival, por “sus valores sociales”.
En cuanto a la competencia internacional, cuyo jurado fue integrado por los colombianos Dairo Cervantes –cortometrajista que, asimismo, brindó una charla sobre su trabajo- y Andrea Quejuán –actriz que ha participado de la serie Toilette, del Canal Cosmopolitan- y el periodista José Luis Visconti, distinguieron con el primer premio al corto brasileño Angeli, de Beth Formaggini. De esta forma, el mexicano Un Río, de Axel Muñoz, salió beneficiado con el segundo lugar. El jurado, igualmente, otorgó dos menciones especiales. Por un lado, a la obra portuguesa Horror in the Red District, de Edgar Pera; y por otro, a la española De qué se ríen las hienas, de Javier Veiga.
Este festival, presidido en este entonces por el histórico responsable del Cineclub TEA, Ernesto Flomembaum, por el que han pasado prestigiosos nombres como Claudio Caldini, Narcisa Hirsch, Gustavo Taretto, Juan Taratuto, Rodolfo Kuhn y el mencionado Fernando Spiner, contiene –a su vez- una de las mejores y más juveniles plazas del mundo de los festivales: la sección “Pantalla Abierta”. Allí, desde este espacio trasnochado –con funciones que se extienden hasta las 4 de la mañana y que, ahora, serán parte del FESAALP, a partir de la próxima edición 2012-, se proyectan de forma irreverente algunos de los cortos –actuales e históricos, pocos buenos, muchos no tanto- que, por distintas razones, han sido desestimados de las selecciones oficiales, buscando la reacción del público en plan diversión colectiva.
Con un ambiente distendido, propicio para la plena fruición cinematográfica, el UNCIPAR sigue perfilándose como uno de los festivales más jóvenes del país pese a ser, vaya paradoja, uno de los más antiguos e históricos. Por 40 años más de independencia y cine.

Recomendaciones para el BAFICI 2012

MEDIO: Revista Haciendo Cine
FECHA: Abril 2012
Recomendaciones
Drogas, ¿para qué?
El género por asalto

El género por asalto
Por Hernán Panessi

Engalanada por La Memoria del Muerto, “película sorpresa” del Buenos Aires Rojo Sangre 2011, del enorme Javier Diment, la sección “Nocturna” ofrecerá un pantallazo por algunas gemas distinguidas –unas ocultas, otras no tanto- del cine de género global. Allí se podrá ver un film noir animado oriundo de la República Checa (Alois Nebel), una trash de culto croata (Bore Lee: Deadly Sins), una de misterio alemana (Masks), una de patada-piña-patada china (Mr. And Mrs. Incredible), un cuento de navidad finlandés (Rare Exports: A Christmas Tale), una de chorritos japoneses (Recreation) y otra criolla de terror religioso (La Segunda Muerte). Conjuntamente, a esta programación con algunos atisbos de apertura hacia “el género”, se le sumará Invasión of Bikini Alien, una que podríamos ver en el BARS, un melodrama erótico de ciencia ficción con, sí, tintes de comedia y artes marciales; y un documental sobre el mítico director de muchas de lesbianasvampirasasesinas, José Ramón Larraz (On Vampyres and Other Symptons). Una hermosura. Por su lado, en materia de cortometrajes, se verá el español Papá, soy un zombie y, en retrospectiva, las películas del sueco Tomas Alfredson (Let the Right on In y El Topo incluidas). Desde Argentina asomarán, seguro a partir de un ¿multigénero? –¿se dirá así?-, Nocturnos, la nueva de Edgardo Cozarinsky, y La Araña Vampiro, de Gabriel Medina (tal vez entre en ese rótulo, además, la israelí Policeman). Vale advertir, asimismo, lanzándonos con una recomendación, la critica del snobismo por el snobismo mismo –o cómo se construye, se le da forma y fondo- en The Woman in the Septic Tank, que, sin ser de género, nutrirá con material de charla a todos los curtidores del palo que pululen por ahí.

Drogas, ¿para qué?
Por Hernán Panessi

Considerando la Historia, que los programadores del BAFICI curen un espacio dedicado íntegramente a la entelequia “drogas” es, claro, toda una novedad. Bienvenidas, pues, las vivencias divergentes, alternativas, relajadas, frenéticas y tal. Así, “Trances”, como reza su nombre de guerra, será una sección que cargará a cuestas la responsabilidad de democratizar información, satisfacer a la muchachada con morral e, incluso, acercar a los cosmonautas sensoriales alejados de la experiencia “festival”, pero próximos, sí, a curtir “experiencias”. Serán cinco los documentales en lista y uno el objetivo: intercambiar cuentos, más no otorgar efectos ni sensaciones colaterales. Sin embargo, de acá, de esta palestra, emergerá la figura de un ya mítico Billy Corben, responsable de las esenciales Cocaine Cowboys (parte I y II, ambas se conocerán por aquí en una buena oportunidad para llevar a la “popularidad” a quien es un icono de la sub-cultura lisérgica), acerca de cómo la cocaína entró en territorio norteamericano durante los 80 y 90s. Siguiendo con Corben, también se verá Limelight, sobre la conexión umbilical que existe entre la música electrónica y las pastillas de diseño; y Square Grouper, que gira en torno a tres historias de anclaje ganja. Como jamás puede hablarse de mejunjes sin mencionar al binomio Albert Hofmann, creador del LSD, y Timothy Leary, divulgador de sus beneficios terapéuticos y espirituales, llegará The Substance, de Martín Witz, investigación que narra el devenir del ácido desde su origen en 1943 hasta su prohibición en la California de 1966. Con todo ello, el postulado de Fleco y Male se resuelve en un periquete: entonces, drogas, ¿para qué? Simple, para que se hagan y divulguen documentales como estos.

Entrevista en Buenos Aires Herald

MEDIO: Buenos Aires Herald
FECHA: Abril 2012
Entrevista 01
Entrevista 02
Nota (sólo con suscripción al diario)

Incorporación al staff de Pornoticiero.com

MEDIO: Pornoticiero.com (España)
FECHA: Abril 2012
Nota

EL PERIODISTA HERNÁN PANESSI SE INCORPORA A PORNOTICIERO

El periodista argentino Hernán Panessi se incorpora desde el mes de abril al grupo de colaboradores de Pornoticiero, con la finalidad de ampliar el campo de información sobre el porno latinoamericano. Panessi escribirá para nuestra página un artículo mensual en el que comentará la actualidad del porno argentino y repasará su historia.
Hernán Panessi (Buenos Aires, 1986) es licenciado en Relaciones Públicas por la Universidad argentina John F. Kennedy y colabora actualmente en diversos medios de su país, como las revistas Haciendo Cine, La Cosa, THC, Comiqueando o Irrompibles, y en el fanzine español 2000Maníacos. Además, el nuevo colaborador de Pornoticiero es co-director ejecutivo de Video Flims Distribución, una compañía que ha editado alguna de las joyas del cine friqui argentino. Especialista en cine de género, porno y cómic, Panessi prepara en la actualidad un libro sobre la historia del porno argentino que llevará por título Pornopedia, el porno argentino al desnudo y que saldrá a la venta en los próximos meses.